Humanidad en tiempos pandémicos

28 abril, 2020 2238 Por Mariana Flores

   

Un gran maestro de Vida mío, solía decir que la adversidad estimula el talento, y lo pude constatar al ver pasar miles de vidas en instrucción por mis manos. Es cierto, cuanto mas adversa es la situación el ser humano estará comprometido a salir Adelante de la forma que mejor pueda.  Al menos eso era lo que yo había comprobado y en la mayoría de los casos; los seres humanos en cuestión habían sacado lo mejor de si para poder dar frente a la circunstancia u obstáculo que se presentara.

Pues bien, esta teoría ha sido puesta a prueba nada mas y nada menos que por la especie en su totalidad, pues en las circunstancias que hoy nos rodean no habían sido puestas a prueba por las generaciones vivas de los últimos tiempos excepto por los muy escasos hombres y mujeres sobrevivientes a la pandemia de la gripe o influenza española a principios del sigo XX.

Que para ser franca yo nunca he sabido de Fuente alguna como es que se reacciono antes esta catástrofe de salubridad en aquellos años.  Ahora hay innumerables fuentes que consultar para enterarse casi de primera mano como es que el ser humano esta enfrentando la actual pandemia.  Y es que el ser humano va de extremo en extremo; ya se ve en las redes sociales y medios gente verdaderamente solidaria con aquellos que mas se han visto aquejados por este virus, pero hacia el otro lado se encuentran aquellos que no solo mantente sostienen que esto es una farsa y que cada uno tiene que ver por si en los tiempos presentes y venideros que se ha dejado ver que no serán fáciles para nadie.

Entre aplausos nocturnos por naciones y rocío de cloro y agua hirviendo en otros, fluctúa el comportamiento y la reacción de la gente al personal de salubridad que hace frente a la pandemia en primer plano.  Es ahí donde me pregunto seria y honestamente, ¿en donde radica lo humano del humano?  Mientras tenemos millones de personas recluidas en sus casas debatiéndose por sobrevivir, sobrellevar y quejarse, a otras millones de personas que simplemente no tienen ni para sobrevivir ni sobrellevar y curiosamente sin quejarse solo abriéndose paso ante la adversidad.

Mi columna de esta semana mas que dejar una opción franca de lo que yo pienso, vivo y siento en medio de este desastre es dejar varias interrogantes para el lector que pose sus ojos en este escrito. ¿Que te hace humano hoy? ¿En que momento te sentiste invencible para después caerte derrotado en el interior de ti mismo?  ¿Cuándo abandonó un ser humano al otro mas vulnerable sabiendo que podía evitarlo? ¿Que te llevaras cuando al fin puedas salir del  egoísmo que nos ha azotado como especie? ¿Que dejaras de diferente a los que vienen que tu no hayas podido recibir?

No hay muchas respuestas como especie, y no las hay por que nos aterra hacer cambios que sacrifiquen la comodidad egoísta en la vivimos sumergidos; pero soy ferviente creyente de que, si uno empieza por uno mismo, como reacción en cadena todo llevara a generar los cambios sin abatirnos por la apatía de los que no quisieran y que no solo buscan recuperar su comodidad sino aplastar la del de junto para hacer acervo de mas para tiempos como estos.

Si empezamos unos y otros desde el interior, demoliendo el egocentrismo humano podremos, tal vez, resarcir el tremendo daño que hemos infringido al planeta entero y en unas cuantas generaciones tal vez podríamos Volver a ser dignos de un lugar en el planeta, sin privilegio alguno mas que de formar parte de este mundo maravilloso que tenemos la suerte de compartir con especies verdaderamente majestuosas. 

Mientras eso no ocurra como lo dicta la historia estaremos condenados a repetir los errores con consecuencias tan devastadoras como las que estamos viviendo y estaremos por vivir.  ¿Por eso repito a ti lector, Donde esta tu humanidad en tiempos de Pandemia?

Mariana Flores

Columna

Psicóloga mexicana. Ha dedicado toda su vida al menejo de emergencias medicas, psicológicas y los últimos 12 años ha colaborado en el desarrollo de protocolos de investigación farmacéutica.

Comparte